El Gobierno definió la estrategia de abastecimiento de energía para el invierno, la época más crítica del año. Se importará todo el gas posible y el resto se cubrirá con combustibles líquidos. De esa manera, el suministro de gas a hogares estará garantizado, como suele ocurrir, aunque pese a ese esfuerzo faltará combustible para las industrias en los días más fríos del año.

El presidente de Enarsa, Hugo Balboa, mostró ayer los cálculos del Gobierno con respecto al suministro para este invierno. De esos números se desprende que el país gastará US$ 1689 millones entre junio y agosto de este año (US$ 317 millones de Bolivia, US$ 324,8 millones en gas licuado que llegará al puerto de Bahía Blanca, otros US$ 342 millones de gas que desembarcará en Escobar y US$ 82 millones de gas importado de Chile, que el año pasado generó cierta polémica). Todas esas compras las realizará Enarsa.

A esas cifras se les suman otros US$ 621 millones de gasoil que importará Cammesa, la compañía que administra el mercado eléctrico mayorista.

Balboa defendió la importación de gas de Chile, que comenzó el año pasado, por diversos motivos. Según el presidente de Enarsa, Bolivia, que suele tener un precio conveniente, también suele incumplir el contrato de abastecimiento con la Argentina, algo que resiente el suministro en el invierno. Más aún: en una reunión que mantuvieron Balboa y el ministro de Energía, Juan José Aranguren, con su par boliviano, Luis Sánchez, en febrero pasado, este último les anticipó que su país seguiría con problemas para cumplir con el contrato de suministro firmado durante el kirchnerismo.

El contrato de importación de Chile ya está acordado entre Enarsa y ENAP, la compañía estatal petrolera de ese país. Para que esté del todo vigente, falta la aprobación del directorio de la firma local.

Balboa mostró el precio de importación de gas de diversos orígenes. El más barato es el de Bolivia. Entre junio y agosto costará US$ 4,94 el millón de BTU, mientras que el gas natural licuado que llega a Bahía Blanca costará US$ 6,98 y el de Chile, US$ 8,07. Según Balboa, si el país no contara con suministro de gas de Chile debería desembolsar US$ 1730 millones para asegurarse el suministro en el invierno, es decir, US$ 41 millones más que lo previsto.

 

Fuente: La Nación
Anuncios