Mientras intensos temporales causaron gravísimos estragos en varias provincias, en Entre Ríos hubo sólo algunas precipitaciones débiles durante las últimas jornadas.


Según el Servicio Meteorológico Nacional, el tiempo seguirá inestable hoy y mañana, pero la situación cambiará el domingo.

Para este viernes, se anuncia nubosidad variable, con baja probabilidad de chaparrones aislados y una temperatura máxima de 27 grados.

El sábado estaría parcialmente nublado y algo más caluroso que hoy. En tanto, se prevé un domingo “pasado por agua”. A pesar de las lluvias que se anuncian para ese día, la temperatura no bajará, ya que se prevé una máxima de 30 grados. La inestabilidad y probabilidad de precipitaciones se mantendrá el lunes y, según pronósticos a más largo plazo, podría seguir hasta el miércoles. Luego mejoraría y las temperaturas serían algo más bajas.

Anuncios