La resolución que está lista y espera la firma de titular de la secretaría Miguel Braun, sólo contempla esos dos rubros y es independiente de los programas Ahora 12 y 18 que serán prorrogados nuevamente, según confirmaron fuentes oficiales a ámbito.com.


A diferencia de los planes de cuotas heredados del kirchnerismo cuyo costo financiero ronda el 20%, este “Ahora 6” contará con cuotas sin interés y el Gobierno espera que los bancos absorban la financiación. Sin embargo, según pudo saber este medio las entidades ya adelantaron que no están dispuestas a hacerse cargo de los costos del nuevo programa.

Desde la Secretaría de Comercio argumentan que bancos tuvieron muy buenas ganancias en particular con las ventas con tarjetas de crédito por lo que deberían apoyar la media. Además según el pensamiento oficial la inflación cederá en los próximos meses por lo que el impacto para los banqueros será mínimo.

Lo cierto es que tras el inicio del programa Precios Transparentes lanzado hace casi dos meses el consumo fue decreciendo sobre todo con tarjetas de crédito en cuotas. Las ventas cayeron en todos los sectores pero repercutieron más en los sectores de ropa y calzado también denuncian una entrada indiscriminada de productos importados.

No se descarta que con el correr del tiempo y si funciona este nuevo programa se sumen otros rubros alicaídos.

Calzado menos ventas y lucha contra lo importado

Semanas atrás Federación Argentina de la Industria del Calzado y Afines (FAICA) lanzó un informe en donde alertaron una caída de la producción y el consumo de calzado producto de la reducción de las ventas con tarjetas y un fuerte ingreso de productos importados.

Los empresarios del sector advirtieron que en los primeros 45 días del año se incrementaron en 62% las importaciones y que en su mayoría era calzado deportivo de procedencia indonesia (83%), brasileña (82%) y china (73%).

Y como una radiografía del sector mostraron que en 2016 la producción de calzado a nivel nacional disminuyó 11,2%, pasando de 125 millones de pares en 2015 a 111 millones el año pasado. Además el consumo también registró una merma de 6,2% en ese periodo y hubo al menos 4.000 despidos por el cierre de fábricas.

Textiles en alerta

Por su parte el sector textil luego de cerrar 2016 con una caída del 25%, comenzó el nuevo año con noticias poco alentadoras. A una persistente caída del consumo interno, se agrega un crecimiento del 79% en las importaciones de indumentaria, que tiene consecuencias sobre toda la cadena de valor textil y hace dudar a los empresarios sobre las proyecciones previstas para 2017.

Según datos surgidos de la Fundación Protejer, a los que accedió en exclusiva ámbito.com, el sector en 12 meses ya sufrió 15 despidos, 8 mil formales y 7 informales y en la actualidad, con una actividad que no repunta hay alrededor de 5 mil suspensiones.

Los números de importaciones del primer mes del año, preocupa a los empresarios textiles que enfrentan el combo letal de caída del consumo interno y aumento de las compras externas de productos terminados. “El sector textil es eficiente en ratios de productividad, el problema son los costos argentinos que generan que seamos caros, no solo en el sector textil sino todos los productos industriales. Hay que trabajar en la competitividad; el proceso de apertura comercial junto con problemas de fondo estructurales argentinos es un combo peligroso”, advirtió el presidente de la Fundación Protejer.

Anuncios