El Gobierno relanza el Procrear, el plan ideado por el kirchnerismo que buscaba a través de líneas de crédito blandas incentivar la construcción de viviendas. Mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), publicado ayer en el Boletín Oficial, la administración de Mauricio Macri dispuso que el programa de vivienda única con crédito subsidiado pasa de la órbita de la Anses a la del Ministerio del Interior y Obras Públicas, que comanda Rogelio Frigerio, quien ahora concentrará en su cartera toda la política de vivienda.


El relanzamiento que se prepara para mañana implica que la cartera que dirige Frigerio manejará fondos por $ 50.000 millones repartidos para los planes de vivienda en $ 25.000 millones para Procrear, otros $ 16.000 millones del programa Vivienda y otros $ 9000 millones del de Hábitat.

Según explicó Ivan Kerr, presidente del Procrear, a El Cronista el anuncio incluirá “una línea de construcción para los que tienen lote propio, y el programa Solución Casa Propia, que es la línea para la compra de vivienda nueva y usada”. La intención para este último programa es la de es otorgar 18.000 créditos hipotecarios tanto para adquirir viviendas nuevas o usadas.

Otro de los cambios que incluirá el relanzamiento es que ya no se accederá por “sorteo” sino que realizará un ranking del que participarán los aspirantes que puedan acreditar salarios de entre dos y cuatro sueldos mínimos (entre $ 16.000 y $ 32.000).

El subsecretario de Coordinación de Obra Pública Federal, Ricardo Delgado, explicó a la agencia Télam que este cambio significará que ahora se accede al plan Procrear por grado de vulnerabilidad sin estar “dependiendo de la suerte” de ganar un sorteo por la Lotería Nacional.

Recordó que los sectores más vulnerables, que reciben ingresos menores a dos salarios, son atendidos por el Plan Federal de Viviendas, mientras los que ganan entre dos y cuatro salarios mínimos son los incluidos en el Procrear y quienes tienen ingresos superiores pueden acceder a créditos del mercado bajo la unidad de vivienda UVA, ajustada por inflación.

Otro de los cambios que se anunciarán mañana es que se definió la readecuación del monto a prestar, que pasará de los actuales $ 1,5 millón a los $ 2 millones. “Decidimos ampliar el monto porque notábamos que en algunas ciudades quedaba corto”, explicó el funcionario.

Luego de asegurar que se sumarán más bancos a la operatoria, en especial el Nación, Kerr explicó que la tasa con la que se relanzará el plan, “depende de los bancos, pero es Unidades de Valor Adquisitivo (UVA) más 3,5% en el caso del Banco Nación y para el resto de los bancos entre 5% y 6,5%”.

Si se tiene en cuenta que la estimación de la inflación núcleo del Banco Central (BCRA) para los próximos 12 meses es de 19,5%, la tasa inicial anual sería de 22%. Con plazos que pueden ser de 20 a 30 años.

Además, para los constructores, permite actualizar por UVA (CER), ICC (costo construcción) y UVI de créditos y desarrollos inmobiliarios.

En enero pasado, Kerr había adelantado a la agencia oficial que este año el Gobierno destinará $50.000 millones para el sector de la vivienda. “El objetivo es atender a toda la pirámide poblacional y generar un mercado de crédito hipotecario en la Argentina”, indicó.

Fuentes del Ministerio que comanda Frigerio explicaron que para este año hay “alrededor de 3300 obras en ejecución (varios son complejos habitacionales), cerca de 70.000 viviendas, de las cuales 60.000 están en construcción y 10.000 por empezar sus obras y para el primer trimestre se estiman inaugurar 5000 viviendas, además de otras 20.000 unidades que se mejorarán o se terminarán de edificar”.

Anuncios