00115En el mercado automotriz, el 2016 será recordado como el año de las pick ups. El dato positivo fue que una de ellas, la Toyota Hilux, fue el vehículo más vendido del país. El negativo es que también una de éstas, la Volkswagen Amarok, se destacó como la más robada.


Así lo indica un informe de la firma de recupero de autos Ituran, que realizó un balance de robos y sustracciones en Capital Federal y Gran Buenos Aires, sobre un parque monitoreado de 250.000 vehículos y teniendo en cuenta los siniestros en cuanto a la participación de cada segmento y modelo en el parque automotor.

En términos generales, según explicó a El Cronista el gerente General de la firma, Gabriel Mysler, los autos tienen un 1% de posibilidades de ser robados en promedio. El segmento de las pick ups supera ese porcentaje y es el más alto, con 4 veces más probabilidades de ser robadas. En ese grupo, la Amarok se ubicó primera, mientras que la siguieron la Hilux, la Ford Ranger y la Chevrolet S10.

El argumento que encuentra Mysler para este fenómeno es que el valor de los repuestos de estos vehículos es alto y además, en muchos casos no se consiguen. Por lo tanto, son codiciados en el mercado negro. También hay características en la seguridad de cada modelo que las hace más sencillas de llevar. Además, explica el ejecutivo, se trata de camionetas que se utilizan para trabajar y en gran medida aquellas que son robadas permanecen en campos sin salir nuevamente a las calles, por lo que nunca se recuperan.

El informe también destaca los robos a los utilitarios. Por ejemplo, menciona que la Renault Kangoo se robó en la misma proporción que la Hilux, mientras que se sustrajo la mitad de Peugeot Partner y Citroen Berlingo.

En el segmento de los autos, hay también datos interesantes. El Volkswagen Sirocco, el Citroën DS3 y el Renault Koleos fueron robados cinco veces más que el promedio, según este relevamiento. Por debajo se ubicaron modelos menos costosos, como el Fiat Punto, el VW Vento, Citroen C3, VW Bora, VW Fox y Fiat 500. Estos últimos, tienen una frecuencia de robo del doble del promedio. Mysler aclara que por tratarse de modelos de altas ventas, son utilizados para cometer ilícitos dado que se mimetizan con facilidad en las calles. En el otro extremo, los modelos con menores probabilidad de robo -por debajo del promedio- son el Honda Fit, Nissan Tiida y el Toyota Etios.

En cuanto a la modalidad de robo, una de cada diez sustracciones de Amarok, Vento, Ford Focus, Chevrolet Agile, VW Bora y Honda CRV, se realizó a mano armada. El año pasado, los robos con armas “fueron principalmente al entrar o salir del vehículo. En menor medida en semáforos y cruzando otro vehículo de apoyo”, señala el informe. En un 60% de los casos participaron más de dos delincuentes.

Anuncios