El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El test de alcoholemia al conductor arrojó más del cuádruple del nivel permitido. Los ocupantes pusieron en riesgo la vida de terceros y fueron interceptados por la policía de Crespo.

“Pudo haberse desencadenado una tragedia”, dijo el comisario Miguel Retamar a FM Estación Plus 94.3, al referirse a las condiciones psicofísicas del conductor, a quien se le comprobó una graduación de 2.24, mientras que el nivel permitido aún es 0.50.

El funcionario explicó que “cerca de las 21:30 del domingo, personal de Comisaría Libertador Gral. San Martín, solicitó colaboración a personal de Comisaría Crespo, por cuanto habían recibido varios llamados telefónicos que daban cuenta que desde la ciudad de Diamante venía circulando un automóvil Siena, color gris, realizando las maniobras conocidas como zig zag, por el medio de la ruta, poniendo en riesgo la vida de los conductores que ocasionalmente circulaban en sentido contrario”.

Posteriormente, por versiones extraoficiales se conoció que los dos hombres a bordo del vehículo en cuestión, estaban regresando a su ciudad de origen, desde Valle María, donde habían pasado el día.

La comisaría de crespo implementó un rápido operativo, logrando interceptar a la unidad señalada en Ruta 131 y acceso Pte. Illia. “Hicimos descender a ambos ocupantes, los cuales presentaban evidentes signos de encontrarse en estado de ebriedad. Por tal motivo, se solicitó la presencia de personal de Tránsito municipal, quienes luego de realizarle el control de alcoholemia al conductor, comprobaron que presentaba 2.24 de graduación. Inmediatamente se procedió a la retención de la unidad, ecisión que fue entendida por el conductor; no así por el acompañante y propietario de la unidad, quien lejos de respetar el accionar policial comenzó a gritar a viva voz que no le podían secuestrar su vehículo y otro tipo de insultos irreproducibles hacia los efectivos. Su conducta ameritó que se proceda a la aprehensión por infracción a los Artículos 41º y 43º de la Ley Provincial 3815”, indicó el jefe de la dependencia.

Se trata de personas de 38 y 40 años, ambos radicados en Crespo. “A posteriori, el aprehendido fue trasladado a Alcaldía Contravencional, en la ciudad de Paraná, recuperando su libertad una vez cumplido el plazo de ley”, afirmó Retamar.

Anuncios