Nació el primer bebé que será ahijado del presidente de la Nación en Paraná

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nació en Paraná, Tomás Miguel Díaz, el séptimo hijo de Judith y primer ahijado del presidente de la Nación Mauricio Macri en la capital entrerriana.  “Lo esperábamos ansiosos porque ya sabíamos que era varón y estábamos preparados para recibirlo”, comentó, la flamante abuela Cristina Hereñú.  Tomás nació por cesárea y pesó 3.900 kg. “Gracias a Dios nació bien, con casi cuatro kilos”, alentó la mujer.  El pequeño y su mamá permanecen internados en el servicio de Maternidad del hospital materno infantil San Roque.

Mientras tanto, en el hogar de calle Rancillac del Barrio Santa Lucía, ambos son esperados con ansias por el resto de la familia. “La madrina Gabriela Rodríguez, y las tías, están ansiosas por conocerlo. Además de los hermanitos, aunque algunos estaban celosos”, confesó la abuela, quien orgullosa, reveló que se trata de su nieto número 18.

Sobre la familia, comentó que son de “condición bastante humilde”. “Ella (por la madre) siempre se dedicó a sus hijos para que no les faltara nada. Siempre luchándola y la familia ayudándola”.

Cuando se le consultó a la mujer si estaba en conocimiento de que Tomás se convertirá en el primer ahijado de Macri en Paraná, ésta confesó: “Todos esperábamos una nena porque eran todos varones, pero lo importante es que salió todo bien”.

El presidente Macri ya tiene un ahijado en Entre Ríos; se trata de Manuela, la séptima hija mujer de la familia Maldonado, del barrio Belgrano, de La Paz.

De la ceremonia que se realizó el mes pasado, participaron el edecán presidencial, oriundo de esa ciudad, Sebastián Ibáñez, en representación de Macri, mientras que la madrina fue la directora de Cultura de la Municipalidad de La Paz, Alejandra Miranda.

En la República Argentina, la Ley 20.843 garantiza el padrinazgo del Presidente de la Nación en funciones al momento del nacimiento del séptimo hijo varón o la séptima hija mujer. El padrino se ocupará de costear todos sus estudios primarios, secundarios y universitarios y estará para todo requerimiento que sea necesario.

Esta tradición existe desde 1907 y en 2009 la por entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner extendió el derecho a la séptima hija mujer y aún cuando el bautismo religioso no fuere el católico.

Anuncios