El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dos monjas que viajaban hacia Gualeguaychú en un Siena, reventaron un neumático en un bache, el auto se descontroló e impactó frontalmente contra una camioneta, que terminó incrustado en un árbol.

Dos monjas y una pareja se salvaron de milagro tras tremendo choque frontal en Ruta 20, cerca de Urdinarrain.
El terrible accidente que se registró en la Ruta Provincial 20, a causa de un enorme bache, no cobró víctimas fatales solo de milagro.
La violencia del impacto originó que una camioneta quedara literalmente colgada de un árbol, mientras que en el otro vehículo el motor se desprendió de la carrocería.

Pasado el mediodía, dos monjas que regresaban de la Congregación Cristo Rey en Basavilbaso, hacia Gualeguaychú, sufrieron la desidia del estado de la Ruta 20. La hermana Justina Paiva Ramírez de 50 años y la Hermana María Pacheco, de 68, viajaban a bordo de un Fiat Siena cuando en el kilómetro 30, reventaron el neumático delantero derecho contra un bache y el auto se descontroló.

Según pudo saber ElDía, el rodado se cruzó de carril e impactó contra una camioneta Hyundai Tucson que transitaba en sentido opuesto, rumbo a Urdinarrain. El vehículo, en el que se trasladaba Armando Bauer de 59 años y Graciela Michel de 54 años, también perdió el control y terminó incrustado en un árbol al costado del camino.

Los airbags se accionaron y la pareja logró salir por sus propios medios del interior. Posteriormente, llegaron dos ambulancias que trasladaron a los cuatro ocupantes de los vehículos al hospital Centenario de Gualeguaychú, donde se encuentran en observación, pero estarían fuera de peligro.

Anuncios