Enersa destacó el “plan estímulo” para usuarios que ahorran energía

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La tarifa tuvo un incremento promedio del 130% este año. Pero en la distribuidora estatal aseguran que el 26% de los usuarios residenciales tienen tarifa social. Además, rige un plan estímulo para quienes ahorran.

Mientras está pendiente de resolución el resultado de la audiencia pública que tuvo lugar el 30 de agosto, en Villaguay, en la que las distribuidoras pidieron un incremento promedio de la tarifa eléctrica del 20%, la principal prestadora del sector, la estatal Electricidad Entre Ríos (SA), salió a explicar cuál fue el impacto de la suba que se aplicó desde febrero último y cuáles son los planes de subsidio al consumo que hoy rigen en la provincia.

Enersa concentra el 71% del mercado y cuenta con 350 mil clientes en la provincia por lo cual es el principal actor del sistema eléctrico entrerriano. En junio último la empresa Bioder SA, de Viale, abrió una batalla judicial contra el incremento tarifario que autorizó el Ente Provincial Regulador de la Energía (EPRE), del 130% para usuarios residenciales y del 120% promedio para grandes consumos. Pero aunque el pleito prosperó en los tribunales de primera instancia, cuando recayó en el Superior Tribunal de Justicia (STJ) la cuestión se salvó a favor de las distribuidoras y del EPRE.

En Enersa están convencidos que el aumento que el aumento que se debatió a finales de agosto en la audiencia pública de Villaguay recién se aplicará en 2017 por cuanto así lo dio a conocer el propio interventor del Ente Regulador, José Carlos Halle. Mientras, distribuyeron entre los usuarios información respecto de la composición del cuadro tarifario, el impacto del aumento y el detalle de los subsidios vigentes.

En la última factura que distribuyó, la distribuidora entregó a los usuarios tres hojas con seis carillas impresas con información sobre el cuadro tarifario.

“A efectos de ampliar la información suministrada respecto del incremento tarifario en el servicio eléctrico en la provincia de Entre Ríos, que comenzó a regir el 1º de febrero de 2016, le adjuntamos a continuación un resumen explicativo de dicho incremento”, dice el texto que entregó la distribuidora estatal.

Enersa detalla que la tarifa que paga el usuario se compone de tres elementos, a saber:

-los costos mayoristas de generación, que es resorte de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (Cammesa);

-el costo de distribuidora, propio de la provincia, que es definido por el Ente Regulador, que equilibra un costo “razonable” para el usuario y un ingreso necesario para que las distribuidoras puedan prestar el servicio; y

-la carga impositiva.

Respecto del costo mayorista, explica Enersa, la existencia de los subsidios que aplicaba la Nación permitió mantener encorsetada la tarifa, hasta que en diciembre último parte de esos subsidios desaparecieron. “Estos subsidios, que comenzaron siendo pequeños, al llegar al año 2015 representaban casi el 90% del costo; es decir, el usuario residencial final pagaba en su factura algo más del 10% del costo real de generación de la electricidad”, indicó la distribuidora.

Pero desde febrero último, por la reducción de esos subsidios, el usuario final “pasó a pagar algo más del 30% del costo real de generación, mientras que el resto continúa siendo abonada por el Estado Nacional”.

Respecto a la órbita provincial, y por aplicación del congelamiento acordado con la Nación durante la última etapa del kirchnerismo, desde noviembre de 2013 no se aplicaron recomposiciones en la tarifa eléctrica. La situación se mantuvo así hasta noviembre de 2015. “Luego de 26 meses de tarifa congelada”, subrayó, en febrero de 2014, y luego de una audiencia pública, se autorizó una suba del 19,8%, que no obstante no se aplicó sino hasta este año.

A esa suba promedio del casi 20% se agregaron también las actualizaciones trimestrales a los que habilitan los nuevos contratos de concesión firmados en la provincia con las distribuidoras.

Ese incremento del 19,8%, más las actualizaciones trimestrales, más los mayores costos del mercado eléctrico mayorista, más el impacto de la carga impositiva, que también aumentó (las tasas tienen un techo del 16%; el Fondo de Desarrollo Eléctrico varía entre el 13% y el 18%, y el IVA, del 21%) determinaron la suba promedio del 130% para usuarios residenciales que se aplicó en 2016.

De todos modos, desde Enersa sostienen que el impacto de la suba es morigerado con la instrumentación de planes de “estímulo” y de la tarifa social.

“No obstante los incrementos indicados, en Entre Ríos el 26% de los usuarios residenciales reciben el beneficio de la tarifa social nacional, donde los impactos de los incrementos han sido sensiblemente menores”, aclara Enersa.

Pero además, la distribuidora implementa lo que denomina como “plan estímulo”, que apunta a conseguir que los usuarios “ahorren” energía que, así, se traduce en un menor costo de la tarifa final. Existen dos escalas: para los que ahorran entre el 10% y el 20%, y otra franja está constituida por los que ahorran más del 20% respecto al mismo período del año anterior.

En esos casos, el incremento promedio puede ser de entre el 20% al 30% más bajo que para el resto de los usuarios residenciales.

También el cuadro tarifario incluye otros beneficios. La tarifa eléctrica social que surge de un padrón de beneficios que elabora la Secretaría de Energía; la tarifa social para jubilados, para lo cual el haber que se percibe debe ser menor a 1,5 veces el salario mínimo; tarifa social para familias de hasta 4 integrantes, que deben ser de escasos recursos y “una serie de necesidades básicas insatisfechas”, relevadas por un asistente social del Estado; en este caso se les bonifica 200 kWh por bimestre; tarifa social para familias con más de 4 integrantes, se bonifican hasta 200 kWh; y un programa de inclusión al consumo eléctrico, que alcanza a grupos familias que no cuentan con servicio eléctrico o lo tienen en condiciones “irregulares: en ese caso, Enersa subsidia la instalación del pilar, el derecho de conexión (que tiene un costo de entre $360 y $690) y un consumo de hasta 220 kWh.

Y además, la tarifa para la salud, un beneficio para usuarios de escasos recursos que estén enfermos y que para su tratamiento requieran del servicio eléctrico; el subsidio consisten en un descuento equivalente al monto de 800 kWh bimestrales.

Anuncios